Durante muchos años
Construí pacientemente estas calles
Y rincones poblados de voces,
Este jardín derribado,
Esta plaza
Donde me siento y miro hacia los lados.

Muro por muro levanté
Esta ciudad en donde avanza el miedo
Por las bocacalles
Y las estatuas secuestran a la luna.
Con el tiempo empecé a dudar
Y a creer que se encontraba afuera.
Me refugié con amuletos,
Hice escondite y espié por las ventanas.

Soy ahora un dios acobarbado
Que mira a su obra
Como a una inmensidad aterrorizante,
Un espejo desmantelado,
Un ser que teme la grandeza
De su exoesqueleto.

¿Dónde está aquel infante prehumano?
¿Puedo cerrar los ojos y abrirlos en su cráneo?
¿En el mismo patio donde el sol
Dicta su tonada al mirlo?
Estas y otras cosas me pregunto
Con desconcierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s