En el centro de mi plexo
Hay un desgarbado cazador sin rifle.
Aullido de bestias,
Golpeteo de alas nocturnas en la cara,
Río de cuchillos ven a mí
Y hazme temblar
Como un árbol de borrascas.
Huérfano en un cuento,
Los vampiros me intuyen.
En este vértigo sin puertas atrapado,
Las almas dan vueltas como la náusea.
Es una leche de lepra blanca
Descendiendo,
Un gemido de presa amedrentada.
Cálmate, cálmate, corazón mío,
Déjame acunarte en la alta melodía
Donde la diosa acoge con dulzura
Y te despierta su arrullo
De vidrio frotado y agua suelta.
Blanca loba del portal,
Antigua madre,
Oigo tus pasos por mi senda.
Todo está bien.
Todo está bien.
Todo está bien ahora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s